Nuestros duelos y nuestras penas suelen ser fruto de nuestros remordimientos.

Marie Bonaparte